La mañana de este miércoles el matinal Bienvenidos mostró una entrevista realizada por Tonka Tomicic a Javiera Suárez, donde habló sobre lo fuerte que han sido estas semanas luego de haber recibido la noticia de que su cáncer estaba avanzando.


Fue en marzo que a Javiera le hallaron una masa alargada del porte de la mitad de un plátano, en el costado derecho de sus pulmones y tumores pequeños en el hígado. Además, el melanoma había llenado la cavidad entre la pleura de los pulmones y la que recubre el tórax de líquido.

Por lo anterior, a fines de marzo fue operada de pleurodesis, sumando a su tratamiento ciclos de inmunoterapia y radioterapia. Claramente esta situación fue un gran golpe para Javiera, quien en diciembre de 2017 había conseguido importantes avances.

Durante la conversación con Tonka, ésta le recordó el momento en que le detectaron el melanoma en mayo de 2016, y que coincidió con la espera de su primer hijo, Pedro Milagros, consultándole cómo fue ese momento. “Yo me aferré a mí misma, a mi cabeza, a hacerme cargo de la situación. Apoyarte en Dios sirve un montón, pero si la cabeza dice que te vas a morir, te mueres en el camino“, señaló.

Fue en ese momento que la animadora le consulta si acaso alguna vez pensó en eso, a lo que Javiera relató sinceramente, antes de largarse a llorar, que antes no pero ahora sí. “En ese momento no, pero ahora último sí lo he pensado, porque ahora volvió el melanoma“, señaló.

 

Después de haber melanoma en todos lados, se empezó a ir y solo me quedaba sen el pulmón, una pelota gigante pero estaba el 90% muerto, y lo sacaron y yo dije ‘en el segundo examen va a salir nada’“, agregó la periodista, respecto al anhelo que sentía en ese momento, sin embargo, todo cambió semanas antes.

Suárez recordó que sentía un “cototito” a un lado de su costilla, lo que ella pensaba que podría ser una costilla inflamada, por lo que fue al médico y allí le dijeron que no se preocupara porque lo más seguro es que fuera una inflamación producto de su operación anterior, pero finalmente no fue así, y al realizarse el segundo examen se descubrió que el melanoma había regresado.

Respecto a su anterior confesión, aseguró que si bien nunca ha pensado “tan en serio que me voy a morir”, sí tiene momentos de flaqueza. “Yo no me voy a morir de melanoma, Dios no sé qué va a hacer pero yo no me voy a morir de melanoma. Pero sí a veces digo, como me encuentro tan débil, como una persona de 80, ‘qué lata estar así todo el rato’. No puedo de repente ni siquiera salir de la casa porque no me da“, aseguró.

Por último, insistió en que luchará todo lo necesario para ganar esta guerra y alentó a otras personas que están pasando por algo similar a que crean en el poder de la mente, pues todo está en la cabeza y en las ganas que uno tiene de vivir y salir adelante.


Fuente: Página 7


Voz Ciudadana Chile en facebook

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. EN VOZ CIUDADANA CHILE