“Aunque los pasos toquen,
Mil años este sitio,
No borrarán la sangre,
De los que aquí cayeron,
Y no se extinguirá,
La hora en que caíste,
Aunque miles de voces,
crucen este silencio”.

Pablo Neruda.


Que es fácil pedir indultos o arresto domiciliario, y encima usando la tan manoseada palabra, “humanidad” o “humanitaria”. Justamente, la falta de humanidad, esa misma que les fue negada a nuestros familiares que ustedes, sí. ustedes, la mal llamada “familia militar” masacraron a nuestros familiares, a nuestros seres queridos. Ustedes, los mismos que hoy me dicen por las redes sociales; “bien muertos que están”, “los militares son héroes porque limpiaron Chile”… ¿Nos piden que tengamos clemencia?

Les haré la pregunta, que mil veces les he hecho, y que jamás me han respondido: ¿Qué pasó con los más 1.300 detenidos desaparecidos de lo cual solo los fragmentos de 153 personas han sido identificados? Me podrían decir… ¿Dónde están?

¿Me podrían decir que pasó con las 9 Mujeres embarazadas que fueron detenidas y desaparecidas sin saber hasta el día de hoy el paradero de esos bebes?

¿Y ustedes, familiares de genocidas quieren que les otorguen indultos humanitario a “Tatitas enfermos de Punta Peuco”?

Les pregunto de nuevo… pero ahora nos mirarán a los ojos a todos quienes somos familiares de víctimas de Pinochet y los “pobres viejitos seniles”.

¿Dónde están nuestros familiares?

No se pueden imaginar la impotencia que tengo al saber cómo se están muriendo los internos de Punta Peuco, llevándose el secreto a la tumba y muriéndose como los cobardes que son. Por un vil y cobarde pacto de silencio.

El tiempo pasa de prisa, y también se están muriendo nuestros familiares sin saber la verdad, ni tener la esperanza de encontrar a sus padres, a sus madres, a sus hermanos, a sus hijos, a sus seres queridos. El dolor no se puede cerrar ni superar el duelo de tantas y tantas familias.

No se puede dejar indiferente ante la cobardía de sus familiares militares. Ustedes saben que los militares conocen la verdad, saben dónde están el paradero de tantos chilenos y chilenas… lo saben, y, sin embargo, se van de esta tierra como los cobardes que son, y llegan hasta el mismísimo infierno que, a mi parecer, el infierno tampoco merece recibir a tan nauseabundos viejos asesinos y traidores a la patria.

Cómo piden ahora clemencia si ellos cometieron las atrocidades más aberrantes que un ser humano pudiera experimentar. No entraré en los detalles que todos sabemos, de cómo los “tatitas” cometieron con más de 28.000 torturados. SÍ… a miles de personas, mujeres, hombres, niños, y hasta ancianos que sometieron a las vejaciones más horrorosas de imaginar… los pooooobreessss viejitos de Punta Peuco.

Cuando me hablan de los crímenes cometidos por los “comunistas” (no pueden diferenciar entre a la izquierda y un partido político) les pregunto ¿torturaron ellos? O ¿Lanzaron al mar o desaparecieron cuerpos?

Les pregunto a los que aprueban este proyecto de dejar libres a los criminales de lesa humanidad ¿Qué haría usted si torturan de la forma aberrante que pueda existir, violaran a su hija, madre o hermana más de 50 hombres en menos de 24 horas, con animales y otras aberraciones? ¿Que si asesinaran a sus seres queridos y no bastar con esto desaparecieran sus cuerpos y hasta el día de hoy no saber dónde están? ¿Si fueron lanzados al mar o enterrados por ahí como un animal? ¿Ustedes estarían dispuestos a que se les diera un indulto humanitario a los asesinos de sus familiares, de sus seres queridos?

Los invito a estar en el lugar, a ponerse en los zapatos de miles de familiares que aun esperamos la tan y esquiva justicia. Cómo les buscan humanizarlos porque están viejitos y seniles. A mí, y a muchos familiares nos interesa un pepino que a esos cobardes les cambien los pañales, o que estén terminales: son ASESINOS, son unos COBARDES, son unos TRAIDORES A LA PATRIA.

¡Cómo les buscan beneficios a quienes no deben tenerlos! No me interesa (no nos interesa) que estén viejitos... solo quiero que ellos nos digan dónde están, qué hicieron con sus cuerpos, dónde los tienen, y que nos entreguen la información ahora, de tal manera no sigan muriendo nuestros familiares sin saber el paradero de sus seres queridos, desaparecidos hace ya más de 40 años.

Rechazo, las maniobras del Estado y el Gobierno chileno, que pretenden hoy día, dar un marco legal a la impunidad. Se quiere encubrir, beneficiar e indultar a los criminales que están condenados por CRÍMENES DE LESA HUMANIDAD, cosa que el mundo no indulta a violadores de derechos humanos. Cualquier beneficio carcelario se transforma en una suerte de indulto encubierto y eso está prohibido por el derecho internacional, pero en solo en Chile con la complicidad del gobierno, lo quieren hacer con la tan manoseada palabra, “humanidad”.

Les digo a ustedes, familiares de genocidas, que iremos a las calles, haremos todas las gestiones necesarias, no bajaremos los brazos, no claudicaremos, no callaremos, porque si sus “pobres viejitos” en la remota posibilidad que salgan libres, pues primero, tendrán que matarnos de nuevo.


Cecilia Heyder Contador


Voz Ciudadana Chile en facebook

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. EN VOZ CIUDADANA CHILE