Por Cecilia Heyder.


El 7 de octubre de 1973 fueron detenidos 15 campesinos de la localidad de Isla de Maipo por Carabineros de Chile, sus restos fueron encontrados 5 años después en los Hornos de Lonquén siendo el primer hallazgo de osamentas de detenidos desaparecidos que logro para Chile y el mundo develar las violaciones a los DDHH que ocurrían en dictadura.

Los cuerpos fueron retirados por el SML, se inició un juicio a cargo del Ministro en Visita Adolfo Bañados quien se declaró incompetente pasando el caso a Justicia Militar, encontrados culpables de violencia innecesaria y luego se les aplicó la ley de Amnistía.

Cuando los cuerpos se iban a retirar para dar digna sepultura, estos fueron nuevamente secuestrados por efectivos de la CNI y arrojados a la fosa común de Isla de Maipo, por gestiones de las familias y de la Agrupación de Detenidos Desaparecidos la Iglesia de Isla de Maipo selló la fosa común y construyó una nueva para que esta no fuera utilizada.

En el año 2006 las familias lograron nuevamente abrir el caso, con el apoyo del Estudio Jurídico de Nelson Caucoto, producto de este juicio a cargo de Marianela Cifuentes, se logró exhumar los cuerpos y comenzar un proceso de identificación liderada por el director del SML Patricio Bustos, luego de 4 años (año 2010) se pudo dar un digno entierro a 13 de las 15 víctimas, las partes recibidas fueron fémures y caderas, las osamentas de menor tamaño no fueron identificadas. A finales del 2015 se logró dar un digno funeral al último identificado y agregar los cráneos de todas las víctimas, pieza que no había sido entregada en el año 2010.

Durante el período que ha durado el juicio, que a la fecha sólo tiene sentencia en segunda instancia (corte de apelaciones) y desde noviembre de 2017 se espera la sentencia definitiva de la Corte Suprema, se ha repetido lo que ha pasado en muchas de las familias de las víctimas que no han recibido justicia, madres y hermanas han fallecido en este proceso como también los culpables, como el caso de Lautaro Castro que murió en diciembre del 2017 sin recibir condena por este cruel crimen de los Hornos de Lonquén.

Elena Muñoz | Foto: Rodrigo Segovia – AFI.

 

Actualmente la Sra Purísima Elena Muñoz, quien perdió a su esposo y cuatro hijos, tiene 95 años y hoy la corte de apelaciones resuelva aumentar su indemnización, lo cual, en su primera impresión parece favorable, pero no es definitivo, ya que el proceso de la Corte Suprema aún no resuelve, luego los procesos administrativos para hacer efectivas las sentencias también son lentos,

Me pregunto si esta madre alcanzará a ver la justicia para los suyos lo que no han podido hacer tantas otras mujeres madres abuelas he hijas de este país.

Esperemos que la Sra Purisima pueda ver la tan anhelada justicia

“…el poder cultiva el olvido…”

¡¡La Justicia tarda, pero tarda!!!


Cecilia Heyder Contador


Voz Ciudadana Chile en facebook

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. EN VOZ CIUDADANA CHILE