No tenía dinero para comer, ni menos para pagar sus gastos mínimos. Un abuelo de 87 años murió en su propia casa de hambre debido a la misera económica que pasaba.


Su cuerpo fue encontrado en descomposición tras 10 días muerto. Esto luego que una vecina dio alerta a Carabineros de un mal olor que provenía de la casa de al lado.

Sin lugar a dudas el caso estremeció al barrio, ya que hace mucho tiempo no veían a su vecino, a quien se le recuerda con mucho agrado y simpatía.

Los policías decidieron ingresar a la casa ubicada en la población Pacífico de Arica, encontrando el cuerpo de la víctima en evidente estado de descomposición.

El caso se suma a varios más que han ocurrido en el último tiempo, en donde queda en evidencia que el actual sistema de pensiones no le está dando un vida digna a los ancianos.


Voz Ciudadana Chile en facebook

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. EN VOZ CIUDADANA CHILE