Los ánimos están más caldeados que nunca en TVN. Un informe sobre los sueldos más altos que se pagan en el aparato público, de acuerdo a una investigación de CNN hace algunas semanas llamó la atención del presidente del directorio de TVN, Francisco Orrego.


El estudio revelaba que el director ejecutivo de TVN, Jaime de Aguirre, figuraba entre los más altos de dicho ranking con una remuneración que supera los $ 18 millones. Según fuentes de la señal, fue en ese momento que Orrego pidió un pronunciamiento a la contraloría interna de la empresa.

El debate en torno al informe -divulgado ayer por La Tercera- agudizó la profunda división política que se vive en el seno del directorio del canal estatal, hoy compuesto por tres personeros propuestos al Senado por Sebastián Piñera (Gonzalo Cordero, Anita Holigue y Pilar Vergara) y tres de oposición (Antonio Leal, Francisco y Frei y Máximo Pacheco, que ingresó en marzo).

Durante la jornada de ayer se difundió al interior del canal una dura minuta redactada por Orrego. En el escrito, que tiene párrafos destacados con las críticas al contrato, se hace un pormenorizado detalle del informe de la contraloría interna, cuantificando la eventual indemnización que podría recibir De Aguirre en $ 80 millones.

El texto subraya que el informe “revela graves irregularidades y privilegios excepcionales y exclusivos”. Además, se catalogan las condiciones contractuales del actual Director Ejecutivo de TVN y de algunos de sus principales ejecutivos como “abusivas e irregulares”.

“El contrato del señor de Aguirre y de algunos ejecutivos de TVN contienen privilegios excepcionales y exclusivos de los cuales no gozan los demás ejecutivos y trabajadores del canal y que no fueron conocidos ni aprobados por su directorio”, sostiene también el documento, que apunta también a la responsabilidad del anterior presidente del directorio, Ricardo Solari, en la concesión de los beneficios adquiridos por De Aguirre.

“Más reprochable resulta aún que, conociendo de su delicada situación financiera, los señores Solari y De Aguirre hubieren acordado privilegios que son del todo gravosas para el canal.Pareciera ser que la única y verdadera motivación detrás de estas cláusulas abusivas fue generar ‘condiciones de amarre’ frente a un eventual cambio de administración”, señala el documento.

Por último, el escrito apunta a los representantes vinculados a la oposición en el directorio, por no respaldar una salida de Jaime de Aguirre. “Atendida la falta de voluntad de los directores afines a la Nueva Mayoría de apoyar su salida, la mayoría de los chilenos confía en que el señor De Aguirre presente su renuncia voluntaria por tratarse de una situación grave”, concluye la minuta.

Consultado sobre la minuta, Orrego dijo a La Tercera que “al día siguiente de la reunión de directorio… preparé una minuta explicativa de estos hallazgos. Era evidente que tarde o temprano tendría que cumplir con el deber de informar a diferentes órganos acerca de estos hechos”.

“Intentar desviar la atención respecto de las irregularidades cometidas con una minuta que las explica una vez que ya se habían hecho públicas no tiene asidero alguno”, añadió Orrego.

En tanto, la respuesta opositora no se hizo esperar.

Por la tarde, en tanto, los tres miembros del directorio vinculados a la oposición emitieron una declaración pública, reforzando la acusación de una operación política digitada por el oficialismo.

“Enfrentamos una maniobra sin precedentes para destruir la autonomía del canal nacional encabezada por el Presidente del Directorio Francisco Orrego, quien, con sus acciones, pretende cambiar al Director Ejecutivo, nombrar al Director de Prensa y a otros ejecutivos para controlar totalmente el canal. Con esto se vuelve a los peores momentos de la TV pública en tiempos de dictadura”, dice en un principio el documento.

Luego, los tres directores apuntan a Orrego por haber “intentado generar las condiciones para provocar la salida del Director Ejecutivo Jaime De Aguirre”.

“Primero trató de obtener alguno de los votos de los miembros de minoría del directorio. Al no lograrlo puso en práctica una política de verdadero acoso laboral en contra del Director Ejecutivo”, añade el texto, donde se acusa a Orrego de intentar “ejercer una abierta censura previa de los contenidos de los Programas de investigación periodística del Canal ( Informe Especial)”.

Los directores opositores acusan que, al no obtener los cinco votos necesarios para sacar a De Aguirre, Orrego decidió encargar el informe a la contraloría interna y filtrarlo a la prensa.

“El señor Orrego, vulnerando nuevamente la ley, ha entregado a los medios de comunicación dicho informe, las actas y otros documentos e incluso una minuta redactada por él donde se señala que se debe obligar, a través de una campaña comunicacional, a renunciar al Director Ejecutivo”, sentencia la declaración, donde aseguran que De Aguirre “no tiene ninguna responsabilidad en la fijación de las condiciones de su contrato y en la forma como este se hubiera aprobado por parte del Directorio de TVN”.


Voz Ciudadana Chile en facebook

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. EN VOZ CIUDADANA CHILE