“Sobras”, la productora de Nicolás López, cierra definitivamente tras acusaciones de abuso sexual. Ayer, en una reunión, el cineasta y su socio Miguel Asensio acordaron poner fin a una de las compañías más exitosas del cine chileno.


El impacto mediático de las acusaciones de abuso sexual y acoso laboral contra Nicolás López, las que fueron reveladas en un reportaje de revista Sábado de “El Mercurio”, tienen sus primeras consecuencias.

Según fuentes de la productora Sobras al diario, en una reunión llevada a cabo este miércoles del cineasta junto a su socio Miguel Asensio acordaron cerrar definitivamente la productora.

Uno de los proyectos “más queridos de mi vida”, según había expresado López, ha sido asociado al director de cine desde su adolescencia y fue con la cual hizo la conocida trilogía de “Qué pena…”, como también “Sin filtro” y “No estoy loca”, que a comienzos de año llevó 592.872 personas a los cines.

Lo que queda ahora para la empresa es una revisión legal de los derechos de las películas realizadas y las que se encuentran pendientes de estreno.

Asensio, esposo de la actriz Paz Bascuñán que ayer en un comunicado dijo que López era su amigo y no era “capaz de darle la espalda”, formará otra productora con nuevos socios.

Nicolás López busca firmas de apoyo

Tras la investigación que publicó la revista Sábado este fin de semana, en la que un grupo de actrices acusan a Nicolás López de acoso laboral y sexual, el director de cine se puso en contacto –vía telefónica y WhatsApp– con varias mujeres a las que conoció laboralmente para pedirles su apoyo. En concreto, el creador de Promedio Rojo les contó que tras el reportaje de los periodistas Andrew Chernin y Rodrigo Fluxá, estaba buscando nombres para firmar una carta en la que desmintieran las acusaciones.

Quienes conocen al cineasta –que contrató a la empresa Imaginacción, de Enrique Correa, para recibir asesoría en esta crisis– aseguran que no le ha ido bien en la búsqueda de apoyo. Varias mujeres prefieren no hacerse parte de la defensa, pues no tienen claro si es culpable o no de lo que se le acusa.

Por estos días, el director de No estoy loca se refugia en la casa de su madre y, además de Imaginacción, cuenta con el apoyo de Paula Vial, abogada que asumió su defensa.


Voz Ciudadana Chile en facebook

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. EN VOZ CIUDADANA CHILE