A finales de Agosto del 2005, el ex Presidente Ricardo Lagos manifestó que el indulto que favoreció al suboficial en retiro del Ejército Manuel Contreras Donaire, uno de los asesinos del dirigente sindical Tucapel Jiménez, era una “señal potente para dejar las cosas en el pasado” y agregó que otorgó el beneficio porque le pareció “indispensable”.


Además, expresó que su decisión estuvo condicionada porque el ex uniformado es “una persona que cumplió órdenes y en uso de esas órdenes cometió los hechos delictivos de los cuales él es responsable”.

El ex jefe de Estado explicó en su oportunidad, que el autor material del crimen del ex presidente de la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), Tucapel Jimenez, era una “libertad condicional” pues “se le obliga a seguir firmando en el Patronato Nacional de Reos”.

Según consignó EMOL, el 18 de agosto 2005, el Gobierno dio a conocer que se había indultado a Contreras Donaire para que cumpla los dos años cuatro meses que le restaban de su condena de ocho años de cárcel bajo el régimen de “libertad vigilada”.

El ex Presidente aclaró que para tomar esta determinación no recurrió al general Juan Emilio Cheyre, como informaron algunos medios de prensa, “porque no procede que un Presidente de la República, para hacer uso de una facultad privativa, lo haga con un comandante en jefe (…) eso corresponde a otro Chile”.

Además, desmintió que la revisión de otros 14 casos de militares retirados que cumplián penas carcelarias, como Carlos Herrera Jiménez (autor del disparo que recibió Jiménez), Arturo Ramsés Alvarez y Miguel Letelier, quienes habían pedido beneficios por “razones humanitarias”.

Asimismo, Lagos indicó que se considera “amigo” de Tucapel Jiménez hijo, a quien -aseguró- explicará personalmente las razones para beneficiar a Contreras Donaire.

La decisión de Lagos, que se materializó dos semanas después, lo que provocó gran molestia en el mundo de los derechos humanos, el Partido Socialista (PS) y la familia de Tucapel Jiménez, que calificó la medida como una “bofetada” del Ejecutivo.

Tras el escándalo que produjo, Lagos respondió en conferencia de prensa, si tenía pensado otorgar beneficios a otros militares condenados, lo que sostuvo que “esas cosas se anuncian. No tengo nada en carpeta, cuando lo tenga en carpeta se los haré saber”.

Un pasaje de la historia que pocos recuerdan, pero que marca un precedente de las traiciones que vendrían en los próximos gobiernos, que desde el retorno de la democracia, el Estado se ha hecho cómplice directo para perpetrar la impunidad en un Chile que hasta el día de hoy, se discute si hay que otorgar beneficios e indultos a quienes cometieron los crímenes más atroces durante el régimen del dictador Pinochet.

Lea acá artículo de El Mercurio.

Lagos: Indulto a Contreras Donaire es una señal para dejar atrás el pasado | Emol.com

CHILLÁN.- El Presidente Ricardo Lagos señaló hoy que el indulto que favoreció al suboficial (r) del Ejército Manuel Contreras Donaire, uno de los condenados por el asesinato del dirigente sindical Tucapel Jiménez, es una “señal potente para dejar las cosas en el pasado”.


Voz Ciudadana Chile en facebook

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. EN VOZ CIUDADANA CHILE