La alcaldesa de Maipú, Cathy Barriga sobrepasó todo tipo de límites, profitando un sitio de memoria histórica que debiese ser centro de educativo para la memoria de un país y lo convirtió en una pista de patinaje.


La medialuna de Maipú, tristemente célebre centro de tortura y exterminio durante la dictadura de Pinochet, hoy es un centro de patinaje.

En entrevista con La Batalla, Miguel Ángel Romero, quien fue víctimas de apremios y torturas en ese lugar, contó su experiencia que “empezaron a dar vuelta la manivela. Una hora y media, suave. Sentía pinchazos, pero no dolor. Ya después me rompieron los pantalones completos, y un cable me lo pusieron en un testículo, y el otro en la muñeca, y ahí empezó a ser más fuerte. Tan fuerte que en algún momento me desmayé”.

La Medialuna, según su relato, estaba cubierta de carpas militares. Los días posteriores al golpe de Estado, el regimiento “Guardia Vieja” se instaló en el lugar, justo detrás de la Plaza de Maipú. Prisioneros políticos de la dictadura que pasaron por el lugar lo reconocen como uno de tránsito, donde se interrogaba y torturaba gente para sacarle información y después llevarlos a otros centro de detención, como la 25° Comisaría o el Cuartel de Investigaciones.

Las torturas eran, tal como en el relato de Miguel Ángel Romero, sobretodo con la aplicación de electricidad, el colgamiento durante horas, amenazas con agredir a la familia e incluso a algunos los obligaban a correr desnudos de madrugada.

Esta vez no existen excusas. La alcaldesa sobrepasó todo tipo de límites. No pensó en que ahí se torturó a chilenos durante la dictadura de Pinochet. Cero respeto por la memoria histórica y los DD.HH.

 


Voz Ciudadana Chile en facebook

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. EN VOZ CIUDADANA CHILE