José Luis Díaz – Psicólogo Clínico.


El día Domingo 24 de junio se emitió por medio de la señal del canal católico el reportaje mal llamado el “Negocio de los Niños”, en el cual se expuso cierta realidad sobre la relación que establece el Estado a través de SENAME y las organizaciones que se hacen cargo de la situación de vulnerabilidad que viven los niños y niñas en chile.

El reportaje abrió una puerta que fue incapaz de cerrar y que ahora debemos como sociedad responder.

Si bien el reportaje así como su título utilizaba un recurso sensacionalista para abordar la noticia, evidenciaba no solo las falencias que presenta el Estado de Chile al momento de intervenir con los niños y niñas, sino que también mostro un “circo de rostros que daban cuenta de un desconocimiento profundo de la realidad que viven cientos de organizaciones que trabajan en la detección, prevención e interrupción de vulneraciones de derechos que viven día a día los niños y niñas de nuestro país junto al total flagelo del abandono.

En el programa vimos como la Directora Nacional del SENAME se entera a través de la periodista de la situación que viven los niños y niñas, frente a la cual se refiere con la académica y técnica frase “me dan ganas de vomitar con lo que me cuentas”. Si bien en el gobierno pasado la frase “me enteré por la prensa” tuvo sus repercusiones, hoy en día, que una Directora de las instituciones más cuestionadas por la opinión publica, en todos sus aspectos, y que de paso tiene a responsabilidad de la vida de cientos o miles de niños y niñas se refiera a dicha realidad con esa frase.

Es impresentable una frase como aquella, la cual es lanzada sin considerar el pudor de desconocer toda la realidad que vive la institución.

No podemos dejar pasar esa frase sin preguntarnos; ¿Cuál es la experticia de la Directora del SENAME a nivel Nacional? o ¿ Qué cambios podemos esperar de una persona que antes de intervenir la realidad de los centros colaboradores de Sename, prefiere vomitar.

En el programa observamos como un ex funcionario, sin ningún pudor, relata que falsificó información, ingresando a la plataforma lo que su superior le indicaba, esto con fines económicos, justificando su acción diciendo “me obligaron”… acá cabe la pregunta; ¿cuáles son los profesionales que están formando los espacios académicos?

En el reportaje “Negocio de los Niños” fuimos testigos como jueces reconocían el mal funcionamiento de los centros señalados, en este caso “Opción”, y aun así tomaban decisiones según los informes entregados.

Las decisiones que los jueces toman cambian para siempre la vida de un niño o niña de nuestro país. Cabe preguntar; ¿Que jueces tiene nuestro país?,¿Quiénes son las personas que están dirigiendo el futuro y destino de los niños y niñas en Chile?.

Por otra parte, me pregunto el por qué en este Programa/Canal no se refieren a los niños trans o los niños que viven con VIH en Chile o aquello niños que nacen con síntomas de abstinencia producto de las dependencias a las drogas de sus padres, o los niños que presentan necesidades especiales y que son mantenidos en los centros del SENAME.

Quiero y para tranquilidad de nuestra sociedad pensar que los citados en el reportaje son los menos apropiados, los de menor conocimiento y utilizando las académicas palabras de la Directora Nacional de SENAME, su relato fue lo que me causo vomito. La invito a replantearse la posibilidad de renunciar al cargo, no solo por la falta de conocimiento de una situación sabida por muchos, sino por ser enterada a través de una periodista de lo que sucede en nuestro país con la infancia. Esa infancia que usted desea vomitar.

En cuanto a los jueces que parecen el dicho reportaje, estoy seguro que son los menos y que no representan al gran cuerpo de jueces de Chile, los que no solo demuestran preocupación sino que también escuchan a los consejeros técnicos que asesoran sus decisiones.

Desde esta pequeña tribuna hago un llamado a las autoridades pertinentes y sobre todo al señor Piñera, no podemos tener funcionarios que frente a la realidad respondan con deseo de vomitar, sino más bien necesitamos profesionales que sean capaces de enfrentar la realidad, cambiarla y transformarla. Si el lema de este gobierno será “los niños primero” que esto no sea para vomitarlos y seguir ignorándolos.

Los niños y niñas de nuestro país no pueden seguir esperando!


José Luis Díaz.


Voz Ciudadana Chile en facebook

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. EN VOZ CIUDADANA CHILE