Por Claudia Amigo de Familia es Familia


La segunda informó sobre un fallo inédito con respecto a la impugnación de la filiación maternal de una abuela de 49 años que un acto de amor por su hija de 28 años que no pudo tener hijos, hizo posible que ella y su pareja fueran padres a través de la subrogación materna, al llevar en su vientre el embrión de su hija y el espermio de su yerno que hizo posible que ellos tuvieran hijas gemelas. Vea el artículo ACÁ.

Desde Familia es Familia vemos este fallo con positividad, comprendemos que la decisión de la jueza fue la correcta y en base al interés superior de las niñas, hijas de la madre de 28 años y de su pareja, padre de las niñas, resultando en la protección del vínculo que existe entre las niñas y su madre no gestora, es decir que no dio a luz, pero que en lo social y en realidad incuestionablemente es mamá de crianza de sus hijas.

Si bien este fallo logró doblarle la mano a la regla del parto, donde sólo se es madre la mujer que dio a luz a un hijo o una hija, la jueza acudió a los Derechos Universales de Derechos Humanos, a la Convención de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes y los Derechos de las Mujeres para lograr certar un precedente, ¿pero para quién?

¿Este fallo marcará precedente para todo tipos de familias?
¿Recogerán los tribunales el respeto por el interés superior de todos los hijos e hijas de familias diversas?
¿Se basará el poder judicial en los derechos de todas las mujeres?

La respuesta por experiencia propia, es no.

Nosotras como familia acudimos al poder judicial, agotamos todas las instancias nacionales y llegamos a demandar al Estado chileno ante la CIDH por el reconocimiento de filiación de nuestra hija con su mamá lesbiana de crianza, a través de una petición llamada Posesión Notoria de Estado Civil de Hijo en 2015, ya existía precedente en 2011 en un caso no contencioso, es decir voluntario, al igual que el nuestro, cuya petición fue clara, pedir el estado civil de hijo para tres hijos que fueron criados por dos mamás y un papá.

El Tribunal de la Región de Los Lagos, falló positivamente en base al interés superior de esos tres hijos, basándose en el Convenio 169 de pueblos originarios y tribales, otorgaron la filiación a tres hijos con su madre de crianza y respetando la filiación ya determinada con su mamá que dio a luz y la filiación del padre, ya que son una familia Mapuche.

Entonces en Chile hay y existe la doble maternidad.

Ahora, ¿por qué el Tribunal de Familia 4ta sala de Santiago, la Corte de Apelaciones y la Corte Suprema decidió estimar no admisible nuestro caso en 2015 cuando hubo precedente del Tribunal de Los Lagos en 2011, se les presentó dicho precedente y a pesar de esta realidad? La respuesta es simple y clara, porque en nuestro caso se trata de dos madres lesbianas.

Porque el poder judicial discrimina arbitrariamente a nuestra hija por ser de dos mujeres lesbianas. Es así de crudo. Los tribunales estiman que no existe la doble maternidad y no pueden fallar a favor del interés superior de nuestra hija ya que según la Corte, no existimos.

Lo mismo ocurrió en 2013 cuando el poder judicial estimó no admisible el caso de Alexandra Benado y sus dos hijos y pasó ahora en 2018 con Emma de Ramón y su hijo.

Entonces, si bien miramos con buenos ojos el fallo favorable para las niñas que sí se les respeta su filiación con su mamá de crianza, sabemos que se debe visibilizar el hecho de que cuando los tribunales reciben casos no contenciosos, de madres lesbianas que voluntariamente buscan proteger la filiación de sus propios hijos, no existe el mismo criterio para fallar en el interés superior de nuestros hijos, como si lo hay para el interés superior de hijos de la familia compuesta por 1 mamá y 1 papá, o en el caso de familias con 1 papá y 2 mamás, o con familias que se someten a subrogación materna con 1 abuela, 1 mamá y 1 papá.

Cuando se trata de mujeres madres lesbianas, estiman inadmisible nuestros casos, tenemos el deber para cumplir con nuestros hijos e hijas, de apelar ante la Corte de Apelaciones, luego llegar a la Corte Suprema para finalmente acudir a la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Todo esto por el amor y respeto que genera la necesidad de garantizar los derechos de nuestros/as hijos/as en un sistema judicial y legislativo que los discrimina y hace oído sordo a su interés superior, ahí si no existen.

Les tengo noticias, nuestros hijos e hijas sí existen y no serán de la familia sagrada que nos imponen desde antes de nacer, sino que de familias de madres lesbianas que estamos dispuestas dejar los pies en la calle y hacer lo imposible para lograr que este Estado chileno deje de tratar a las personitas que más amamos como hijos ilegítimos, cuando es el Estado chileno que ilegítimamente vulnera sus derechos inherentes de ser hijos de sus dos mamás.

Es por lo mismo que presentamos el Proyecto de Ley Que Regula la Filiación de Hijxs de Familias Diversas Boletín N°10626-07 que se redactó y trabajo en conjunto a Corporación Humanas, la Agrupación Lésbica Rompiendo el Silencio y Visibles para equiparar los derechos de filiación de hijxs con sus madres lesbianas de crianza.

Vamos a seguir en la lucha y no bajaremos en ningún momento los brazos ante esta violencia del Estado.

#DerechosFiliativosAhora


Claudia Amigo


Voz Ciudadana Chile en facebook

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. EN VOZ CIUDADANA CHILE