Entrevista Exclusiva con la Madre Lesbiana de Crianza que Logró Inscribirlo como Beneficiario de su Asignación Familiar.


Por Claudia Amigo.


Por primera vez, un hijo de una familia lesbomaternal, es decir dos madres lesbianas, cuenta con acceso al derecho de ser legalmente reconocido por su mamá lesbiana de crianza bajo su asignación familiar en la caja de compensación y por Fonasa. Para quienes no conocen el término madre de crianza, se refiere a la madre lesbiana que cría en conjunto a la madre gestora, a sus hijos, hijas e hijes en común, pero que no cuenta con la posibilidad de reconocerlos/as.  En Chile, no existe norma alguna que proteja a los hijos, hijas e hijes de familias diversas, ya que la ley actual de filiación sólo reserva los derechos como privilegios para los hijos y las hijas de familias que tienen una mamá y un papá, dejando en desprotección a toda aquella persona que nace o es criada en el seno de una familia que no cumple con ese concepto único de la familia heteroparental.

Esta injusticia se sostiene por los tres poderes heterocentristas, a pesar de contar con un Proyecto de Ley de Filiación para Hijos e Hijas de familias diversas, desde 2016 en el Senado, que fue presentado por organizaciones lesbofeministas y feministas como Corporación Humanas, la Agrupación Lésbica Rompiendo el Silencio, Visibles y Familia es Familia. Chile como país, podría avanzar en materia de filiación equitativa para todos los hijos por igual, pero aún falta la voluntad de legislar y dar prioridad al proyecto de ley que daría protección a los hijos e hijas de todas las familias.

Hoy conversé con la mamá lesbiana de crianza que de manera responsable, junto a su compañera de vida, la mamá gestora, tomaron la decisión de quedar en el anonimato, pero desea compartir su historia para ayudar y  guiar a las demás madres lesbianas que buscamos algo súper sensato, proteger a nuestras hijas, hijos e hijes, como cualquier madre y padre heterosexual. Ahora si bien, este logro soluciona lo relacionado con el derecho a salud de su hijo, queda aún mucho por trabajar.

Entrevista a una Madre Lesbiana de Crianza Luchadora

¿Nos puedes contar como fue el desenlace de la inscripción de tu hijo en la Caja de Compensación y Fonasa?

“El desenlace fue muy emocionante porque ocurrió el mismo día que muchos celebramos el día de la madre, el 10 de mayo. Para inscribirlo en la caja, tuvimos que expirarlo en el sistema de la mamá que tiene la filiación, que es independiente, por lo que su situación es bastante precaria en cuanto a salud y seguridad social. Habíamos apelado el primer rechazo y nos habían confirmado que lo inscribirían como hijastro, pero la persona que lo ingresa al sistema de la caja y que solo interactúa con los administrativos, lo ingresó como hijo y no como hijastro, porque consideró que la documentación presentada lo categorizaba como hijo legítimo de su madre de crianza. Eso fue inesperado, sorprendente, sentí que un(a) desconocido(a), velaba también por nuestros derechos, me emocioné mucho y lo compartí inmediatamente con la otra mamá de nuestro hijo”. 

¿Cómo las apoyaron desde la Clínica Jurídica de Asuntos de Interés Público de la Universidad Diego Portales?

“La Clínica siempre estuvo con nosotras y nos dio el valor y la confianza del trámite que teníamos que hacer y de su legalidad. Pensamos que nos iban a rechazar absolutamente. Pero con la documentación que la clínica nos indicó que debíamos presentar, solo ocurrió un rechazo blando que sucede porque aún no han incluido el certificado de AUC en los formularios de ingresos de carga. Entonces lo pudimos apelar. La Clínica estaba atenta a que nos rechazaran fuera del marco legal, listos para interponer un recurso en caso de ser discriminadas negativamente”.

¿Qué se siente contar con la tranquilidad de que tú como mamá lesbiana de crianza puedes tener a tu hijo bajo tu asignación familiar?

“Se siente como un reconocimiento a nuestra familia, siento que las instituciones me otorgan una responsabilidad para con mi hijo. Y me hace sentir importante”.

¿Cuándo dices que te hace sentir importante, a qué te refieres? ¿Sientes que para este país no lo eres?

“Siento que soy ciudadana de segunda clase”.

¿Cómo afecta a tu hijo, ser ciudadana de segunda clase?

“Al ser ciudadana de segunda clase el Registro Civil no permite que las dos mamas de mi hijo aparezcamos en su certificado de nacimiento. Lo que se traduce en que él sólo tiene filiación con la madre que lo parió, que no es sinónimo de quién lo trajo al mundo. Porque las dos lo trajimos al mundo. Si yo no hubiese existido, mi hijo tampoco hubiese existido. Al no estar en este certificado él no necesita de mi autorización para salir del país, por ejemplo. Si con la otra madre terminamos la relación, yo no tengo derecho a quedarme con él y menos a pedir régimen de visitas. Peor, si la otra mamá se muere y al haber firmado el AUC, yo estoy en igualdad de condiciones para pedir la custodia de mi hijo junto con la familia de ella. Es decir, un juez me ve tan competente como ve a mi cuñada, para quedarse con el niño. Y yo me pregunto, ¿por qué alguien más se va a quedar con él? si yo lo traje a este mundo en un proyecto familiar que tuve con la persona amada y a quién él reconoce como sus madres”.

¿Por qué sería importante que todx hijx también contara con el mismo acceso a ser reconocido como hijx de su mamá de crianza por Fonasa y las Cajas de Compensación?

“Para que los niños puedan acceder a los beneficios que estas instituciones otorgan, provenientes de la madre con mejores posibilidades de obtenerlos.”

¿Qué consejo le darías a las madres lesbianas que tienen hijxs, tienen trabajos pero que aún no han podido lograr inscribir a sus hijxs por sus Cajas de Compensación Fonasa como carga familiar?

“El consejo es hacer el trámite y no perder la confianza. Lo primero es, que al haber contraído el AUC, tratar de renovar las cargas familiares con el empleador. Con o sin este primer reconocimiento ir a la Caja de Compensación correspondiente para inscribir las cargas (conviviente e hijos o hijastros), éstas suelen hacer un primer rechazo, este se debe apelar, ya que debe existir una homologación del certificado de matrimonio por el del AUC. Es decir, insistir. Es un trámite que requiere insistir. Una vez que se logra hacer la inscripción en la caja, con el documento de carga se puede ir a FONASA para inscribirla también ahí. Es importante revisar con anticipación los documentos que solicita la institución de salud”.

¿A qué crees tú que se debe la inequidad de derechos de filiación entre hijos de familias heteroparentales y de familias diversas LGBTIQ, cuando se trata de algo tan primordial como es poner a lxs niñxs primero y velar por su interés superior antes del de los adultos?

“Se debe a la falta de voluntades por parte de las instituciones que nos gobiernan. Como somos personas “inferiores” no se visibilizan nuestras necesidades ni la de nuestros hijos. Pero tengo la confianza de que eso va a cambiar, nuestros hijos tendrán en algún momento que ser reconocidos con todos sus derechos y deberes”.

Existe un Proyecto de Ley de Derechos Filiativos en el Senado desde 2016 ¿Crees qué si se legislara por los derechos de los hijos, las hijas y les hijes de familias diversas, podríamos finalmente ver a todas las familias diversas con hijos, hijas e hijes con acceso al derecho a salud?

“Absolutamente y no solo a la salud y seguridad social, sino que también cumpliría con otorgar derechos a la identidad, la prioridad, a la igualdad sustantiva, a no ser discriminado y principalmente a la seguridad jurídica”.

¿Cuál sería tu mensaje como madre lesbiana al presidente Piñera y a Chile Vamos con respecto a los derechos de filiación?

“Si para ellos es verdaderamente importante los niños de nuestro país, debieran abrirse a la posibilidad de escucharnos, para que podamos explicarles, de qué forma nuestra constitución vulnera los derechos de los hijos de familias homoparentales. Porque cuando somos escuchadas, es imposible no identificarse con nuestra realidad”.

Hoy desde Familia es Familia y Voz Ciudadana queremos agradecer el relato de una madre lesbiana luchadora que junto a su compañera de vida han hecho lo imposible para proteger a quien más aman en la vida, a su hijo.

Lo crucial de su relato es tener en cuenta que si bien esto es un logro, lo es relacionado con algo puntual, con el acceso a salud de su hijo, sin desmeritar esta victoria, hay que poner las cosas en perspectiva, ya que no genera ningún otro cambio en lo que es equiparar los derechos de filiación de los hijos, las hijas y les hijes de familias como las nuestras, donde hay dos mamás que luchamos por el bienestar de nuestros hijos, pero que a la vez hay un Estado que sostiene negárselos.

Es hora ya que el Estado se haga cargo de todos los niños, las niñas y les niñes,

¡Derechos Filiativos Ahora!


Claudia Amigo


Voz Ciudadana Chile en facebook

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. EN VOZ CIUDADANA CHILE