Dicen que cuando “La justicia que no se ejerce cuando corresponde, ya es injusta”.(Pierre Dubois).


Hoy por fin después de una tan esquiva justicia chilena, en la “medida de lo posible”, algo de algo. La Corte Suprema condenó a 15 años y un día de cárcel, a 6 carabineros culpables de los asesinatos e intento de desaparición de los cuerpos de 15 campesinos del Caso Hornos de Lonquén.

Un 7 de octubre de 1973 fueron detenidos 15 lugareños de la localidad de Isla de Maipo por Carabineros de Chile. Sus restos fueron encontrados 5 años después en los Hornos de Lonquén. Trozos de cráneos amarillentos, con huellas de cuero cabelludo; pelos sueltos, negros; ropas desgarradas en las que se reconoce un blue jeans, un chaleco de hombre”.

Los restos humanos, fueron encontrados en los hornos de Lonquén, 30 de noviembre de 1978 siendo el primer hallazgo de osamentas de detenidos desaparecidos, donde se logró que Chile y el mundo pudieran enterarse de las violaciones a los derechos humanos y las crueldades que ocurrían en dictadura. Sergio Maureira Lillo y sus cuatro hijos, Rodolfo Antonio, Sergio Miguel, Segundo Armando y José Manuel; Oscar Hernández Flores y sus hermanos Carlos y Nelson; Enrique Astudillo Alvarez y sus dos hijos Omar y Ramón; y los cuatro jóvenes Miguel Brant, Iván Ordóñez, José Herrera y Manuel Navarro fueron detenidos en Octubre de 1973 por Carabineros de la Tenencia de Isla de Maipo, a cargo en ese entonces, del teniente Lautaro Castro Mendoza. Ahí, en la Tenencia, fue la última vez que se vio con vida a los quince hombres, cuyas edades fluctuaban entre los 17 y 51 años.

Se inició un juicio a cargo del Ministro en Visita Adolfo Bañados, quien se declaró incompetente pasando el caso a Justicia Militar, encontrados culpables de violencia innecesaria y luego se les aplicó la ley de Amnistía.

Cuando los cuerpos se iban a retirar para dar digna sepultura, estos fueron nuevamente secuestrados por efectivos de la CNI y arrojados a la fosa común de Isla de Maipo, por gestiones de las familias y de la AFDD, la Iglesia de Isla de Maipo selló la fosa común y construyó una nueva para que esta no fuera utilizada.

En el año 2006 las familias lograron nuevamente abrir el caso, con el apoyo del Estudio Jurídico de Nelson Caucoto, producto de este juicio a cargo de Marianela Cifuentes, se logró exhumar los cuerpos y comenzar un proceso de identificación liderada por el director del SML el Dr Patricio Bustos, luego de 4 años (año 2010) se pudo dar un digno entierro a 13 de las 15 víctimas, las partes recibidas fueron fémures y caderas, y fragmentos óseos identificadas. A finales del 2015 se logró dar un digno funeral al último identificado y agregar los cráneos de todas las víctimas, pieza que no había sido entregada en el año 2010.

Después de 28 años de la vuelta a algo que parece “democracia” en este caso se le pudo ganar a la impunidad gracias a la porfía de los familiares. Que lucharon por saber la verdad de sus queridos.

Lea acá condena completa.

BAJAR ACÁ FALLO.


Voz Ciudadana Chile en facebook

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. EN VOZ CIUDADANA CHILE