Ministro de la Corte Suprema Carlos Cerda se despide del Poder Judicial. Procesó a Gustavo Leigh por hechos en dictadura e investigó el Caso Riggs. Pidió perdón a los chilenos por no haber podido representar al pueblo.


Con un sentimiento de “pena” dijo despedirse del poder judicial el reconocido ministro de la Corte Suprema, Carlos Cerda, por los temas pendientes como el Servicio Nacional de Menores (Sename), el hacinamiento en las cárceles, la violencia en la Araucanía o la situación de los migrantes, entre otros.

El magistrado dejó su cargo al cumplir 75 años, la edad límite para integrar el tribunal máximo del país.

En 1986, en plena dictadura, casi fue expulsado del poder judicial por intentar “hacer justicia” al procesar a violadores de los derechos humanos por encima de la Ley de Amnistía.

En su último día, tras casi 50 años como juez, Cerda confidenció que la Corte Suprema no sólo debe fallar, sino que también hacer política y proponer soluciones para los conflictos que afligen al país.

Fue el 4 de octubre de 2007 cuando Cerda procesó y encarceló a la viuda de Pinochet, Lucía Hiriart, junto a sus hijos, por malversación de caudales públicos.

En tanto, mañana es el turno de otro ministro histórico de la Corte Suprema, Milton Juica, quien investigó el caso de los militantes comunistas degollados en marzo de 1985, y quien también cumple el límite de edad para integrar el alto tribunal.


Voz Ciudadana Chile en facebook

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. EN VOZ CIUDADANA CHILE