Parecido a lo que hizo Melania Trump. Esa es la sentencia que la prensa mundial pone en estos momentos al desafortunado gesto del Príncipe Harry.


Si el hijo más abonado a las polémicas y la actriz pensaban llevar una vida tranquila, pues sean bienvenidos a la corona: quienes viven en ese mundo de la realeza tienen sobre ellos la gran lupa, un Gran Hermano llamado prensa británica.

Los portales del Reino Unido arden. Por primera vez desde el noviazgo y posterior casamiento, Harry ha rechazado la mano de su esposa. Meghan le brindó la mano y él, nada.

El hecho sucedió durante la recepción de Jóvenes Líderes. Ella quiso tomarlo, él la rechazó e insinuó que se arreglaba la manga, para disimular. Pero ya era tarde. La gran lupa todo lo capta y ahora, ¿quién para los comentarios?

¿Qué es lo que ocurrió para que esto pasara? Para “los defensores” de la pareja, nada grave: ella no está habituada al protocolo y pretendió tomar la mano de su esposo cuando no debía: en la realeza las parejas no se demuestran el afecto en público. Para “las malas lenguas”, si esto fue así, él podría haberla tomado y explicado que no era así el procedimiento. ¿Algo más se esconde detrás de los trajes y vestidos elegantes? La conclusión sería: estamos en 2018, nada terrible ocurre si te saltas el protocolo por un segundo.

¿Y entonces? Melania Trump tuvo un gesto similar tiempo atrás con el mandatario de EE.UU. Y no hubo explicación que acallara los rumores. Que los hemos oídos todos. Sucederá lo mismo con los flamantes duques de Sussex. Para el final dejamos dos posibles lecturas del gesto de Meghan en la secuencia de imágenes que abren el artículo: teoría a) “perdón, amor, casi la arruino…” teoría b) “Con que esas, amor? a la noche hablamos…”.


guioteca.com


Voz Ciudadana Chile en facebook

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. EN VOZ CIUDADANA CHILE