La ola de protestas, dentro y fuera de Estados Unidos, por la separación de niños y familias migrantes sin papeles ha forzado a Donald Trump a dar marcha atrás en esta política. El presidente firmó este miércoles una orden ejecutiva que ponga fin a una práctica que ha causado estupor entre los propios republicanos, provocado la condena del Papa, la reprobación de Naciones Unidas y el rechazo de otros Gobiernos, como el de Reino Unido. Trump ha explotado electoralmente el discurso antiinmigración con éxito y sin contemplaciones hasta ahora, pero el golpe a la infancia ha roto finalmente una costura.

“Queremos mantener a las familias juntas. Es muy importante. Voy a firmar algo pronto sobre inmigración que va a hacer eso”, confirmó Trump esta mañana. Se trata de una rectificación explícita del presidente de EE UU, quien siempre saca pecho por su dureza negociadora y había tomado el drama de los niños sin papeles como moneda de cambio para lograr una legislación migratoria más dura.

En una conferencia de prensa, el mandatario recalcó que “queremos seguridad para nuestro país. Los republicanos quieren seguridad e insisten en la seguridad de nuestro país, y tendremos eso”.

“Al mismo tiempo tenemos compasión. Queremos mantener a las familias juntas. Es muy importante. Estaré firmando algo en poco rato”, aseveró.

El presidente afirmó que su medida será “preventiva hasta cierto punto” y pronosticó que el Congreso acabará aprobando una “legislación” sobre el tema.

Posteriormente, Trump firmó una orden ejecutiva para detener la separación de los niños inmigrantes de sus padres.

Sin embargo, el gobierno de Estados Unidos planea mantener la política de “tolerancia cero” contra la inmigración que provocó la separación de las familias.

El mandatario rubricó un documento que permitirá que los niños que cruzan la frontera sur junto a sus padres se queden con ellos en centros de detención de inmigrantes durante un plazo de tiempo dilatado, según explicó a EFE una fuente de la Casa Blanca.

Al menos 2.342 niños inmigrantes han sido separados de sus padres entre el 5 de mayo y el 9 de junio, según datos oficiales.

“Funa” a secretaria de Seguridad Nacional

Durante este martes un grupo de manifestantes “funó” a la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, fuerte defensora de la política de “tolerancia cero”.

Nielsen se encontraba en un local de comida mexicana cuando fue abordada por un grupo autodenominado Metro DC Socialistas Demócratas, quienes le gritaron frases como “estás cenando en México mientras deporta a decenas de miles de personas separadas de sus padres” y “sin fronteras, sin muros, santuario para todos”.

Debido a la gran conmoción Nielsen debió ser sacada del lugar por sus escoltas.

 

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. EN VOZ CIUDADANA CHILE